Ossa: Nacidas para el campo


















En el año 1928, la familia Giró, fundó la compañía Orfeo Sincronic S.A. (OSSA), dedicada a la fabricación de material sonoro para la industria del cine, así como la maquinaria cinematográfica como proyectores, llegando a alcanzar una cuota de mercado de más del 60% del mercado nacional de este tipo de equipos. Al cabo de un tiempo Manuel Giró, gran aficionado a la mecánica, llegó a un acuerdo con otro empresario español, Ricardo Soriano, que dirigía una de las más prestigiosas empresas dedicadas a la fabricación de motores fueraborda del momento.

El Sr. Ricardo Soriano, Marqués de Ivanrey, era un conocido empresario del ramo industrial y cinematográfico. A pesar de su fama de aristócrata excéntrico, lo cierto es que el Marqués de Ivanrey fue, asimismo, un hombre sumamente emprendedor y polifacético: empresario, político, inventor, deportista, y gran aventurero. De su carrera como ingeniero y empresario industrial salieron notables inventos como los primeros motores marinos fuera-borda y la moto de rueda pequeña, la popular moto Soriano, de cuyo modelo llegaron a fabricarse y comercializarse miles de unidades. Precursor del Cannot Club de Bayonne (Francia), fue como deportista uno de los mentores de la motonáutica a nivel internacional llegando a cosechar, en calidad de constructor y piloto motonáutico, distintos trofeos internacionales como el Campeonato de Alemania de 1931 en la categoría de 1000 cc.

El acuerdo consistía en aprovechar las instalaciones y los precisos utillajes de los que OSSA disponía para fabricar los motores de motonáutica en las instalaciones del Sr. Giró. Para promocionar la marca se les ocurrió participar en las más importantes pruebas de motonáutica de la época, circunstancia que impulsó notablemente la imagen de la enseña catalana aumento notablemente su popularidad.Así, en el año 1940, Manuel Giró instaló un motor Soriano/OSSA en un bastidor de una BMW R-12 con sidecar, con la cual participó en diferentes competiciones tipo carreras en cuesta, aunque el invento no sería precisamente el ideal para estos menesteres, sobre todo por lo difícil que era conducirla, pero llegados a este punto, la familia Giró ya había diversificado su negocio y adquirió las instalaciones de una desaparecida fábrica de automóviles (Nacional Pescara), para poder producir allí sus primeras motocicletas.

Los primeros modelos de OSSA montaron los motores y las cajas de cambio fabricados en Inglaterra. En el año 1942, se presenta el primer prototipo con motor Villiers (inglés) de
125cc y con una potencia de 4 CV, incorporando un cambio de tres velocidades. Pese a que el modelo tuvo una gran aceptación popular no evolucionó, debido a la crisis económica de la España de posguerra. En todo caso, durante esa época, la familia Giró seguía involucrada en la fabricación de los equipos cinematográficos, además de suministrar componentes para otras marcas de motocicletas y de automóviles, diversificación que hacía que la compañía fuese menos sensible a la situación económica que vivía el país.Años más tarde ve la luz el segundo prototipo de OSSA, con motor propio inspirado en la DKW de dos tiempos y con una cilindrada de 125cc, potencia de 5 CV, acompañado por una buena parte ciclo con suspensión delantera tipo telescópico y la trasera tipo oscilante con resorte de goma en forma de pastillas. Este modelo pasó definitivamente a la producción en serie y en 1951 se empezara a vender las primeras unidades que obtuvieron un gran éxito y aceptación debido a su fácil mantenimiento, buen funcionamiento y fiabilidad, generando una demanda superior a la capacidad de producción de la factoría.

De las primeras producciones de 10 unidades por año en 1950, pasara a unas cifras de 3.942 motocicletas en el año 1955. OSSA desde sus principios y como parte de su promoción, participa en todo tipo de competiciones, tanto de velocidad como de motocross y regularidad, consiguiendo buenos resultados, en los campeonatos de España, y a nivel internacional. Esta moto tenía algunos problemas, como el pequeño tamaño de su conjunto cilindro/culata, que producía sobrecalentamiento, o el guardabarros delantero que en ocasiones se enganchaba con la rueda. Así que en 1953, presentaba una versión renovada, la denominada “OSSA 125-A Palillos”. Posteriormente, en la Feria de Muestras de Barcelona presentó su primer ciclomotor con motor de 50cc, en ese momento el más moderno fabricado hasta entonces en España. En 1960 fabrica la primera y única moto cuatro tiempos la 175 GT, una excelente motocicleta, pero con un alto coste de fabricación, así que pasaron a fabricar las de dos tiempos, con la que obtendrían muchos éxitos. En el año 1963 nace la OSSA 160, ya que el mercado necesitaba algo diferente que las 125/175.Al año siguiente la empresa cambia los planteamientos completamente, fabrican las 175 Sport y finalmente la 250 Sport que en aquellos tiempos era la moto mas veloz con sus 150 Km/hora.

A partir de 1964, Eduardo Giró, hijo de Manuel que acababa de cursar los estudios de ingeniero, se hace cargo del departamento de prototipos de OSSA, cambiando radicalmente el enfoque de los productos de la marca, mostrando una nueva faceta más deportiva de los modelos tanto de carretera como de montaña, pensando ya directamente en su exportación al mercado de los Estados Unidos. Fruto de este cambio, se presentaría en 1965, el primer modelo realmente estudiado para la montaña, la Scrambler de 230cc de enduro, que en realidad será una moto tipo trial, a la que medio año después le seguirían la Scrambler 175-SE de Trial y la de Enduro, variando únicamente la potencia del motor, moto que evolucionarían con la ayuda del piloto británico Mike Andrews hasta montar un motor de 250cc, cuya característica más importante es el innovador montaje del encendido electrónico, evitando que el motor fallara al pasar por zonas húmedas, además de ser muy estanco. Con esta montura se consigue la medalla de oro en los Seis Días Internacionales de todo terreno de Polonia, además de dos medallas de oro en el Campeonato de España. OSSA se decanta cada vez más en la competición fuera de carretera, y sobre todo en el momento que su apreciado primer piloto, Santiago Herrero fallece en un accidente mientras disputa una de las últimas carreras de temporada. En 1969, OSSA amplia su capacidad de producción, mostrando nuevos modelos, como la Enduro 250 América, moto derivada directamente de la competición, homologada para su uso urbano, pensada para el mercado norteamericano. Los pilotos de OSSA seguían cosechado triunfos dentro y fuera de nuestras fronteras.

Un año más tarde, se fabrica un prototipo de moto todo terreno especificó, destinado al mercado americano, con una potencia de 40 CV y con un revolucionario sistema de frenos, el delantero de disco y el trasero de tambor, aunque peca de ser muy pesada. Esta modelo se desarrolla conjuntamente con la empresa Yankke Motor Corporation, importadores de los productos OSSA en los Estados Unidos. Este mo
delo pasa a la serie después de un largo desarrollo, con el nombre de Yankee TT con motor bicilíndrico de 460cc. El verano de 1973, se presenta los nuevos modelos Yankee 500 SS, Yankee 500 Enduro Six Days, la Explorer de 250cc, y la renovada AE Enduro 73 Six Days, caracterizada por ser una de las mejores motos de todo terreno del mundo de aquellos tiempos. Otra novedad fue la Enduro Phantom de 125cc, una moto muy ligera, potente, de suave respuesta y estable derivada del modelo de cross. Dos años después este modelo se desarrollará con una nueva mecánica de 350cc, y otra variante, la Dessert de 250cc. A partir de 1975, desaparece la nomenclatura Enduro en los modelos de OSSA, pasando a llamarse Súper Pioneer, aprovechando este cambio, para dividirla partiendo de una misma base, pero con distintos elementos, en dos diferenciados modelos, la Super Pioner: destinada a los usuarios más pacíficos, y la Dessert para los más deportivos. Aparecerá la exquisita Súper Pioneer 250cc, muy parecida a la campeona de España. Un año más tarde nace una nueva evolución realmente derivada de la competición, la Dessert de 250cc, con importantes mejoras, siendo una de las apreciadas motos europeas para su uso en competición.

O
tra novedad será la Dessert 74cc, moto pensada para todo, aunque realmente este modelo no era propio, presentando un modelo ya existente de la marca Mototrans/Ducati Senda, modelo que las dos marcas pretendían comercializar a la vez con diferentes nombres, también la Súper Pioneer de 350cc, con más potencia y bajos que su hermana de 250cc, muy manejable, con buenos frenos y suspensión.Llega una época difícil para la empresa catalana, importantes problemas laborales les llevan a cerrar provisionalmente la factoría, pasando por una suspensión de pagos, debida principalmente la falta de recursos económicos, ya que ni los proveedores ni los bancos daban crédito alguno, aún así persisten y presentan un nuevo modelo la Dessert TT de 350cc, nuevo motor, cárteres, nueva caja de cambios y un escape tipo bufanda similar a las Phantom, pero con silencioso final, aunque este proptotipo participara en las competiciones, no llegara a la serie. En su lugar un año más tarde comercializarán , la Dessert Phantom de 250cc, una moto de cross pero con el kit específico para poder ser matriculada cuyo pilotaje resultara muy exigente.


Estamos en 1979, por fin el fabricante catalán puede volver ha respirar gracias a un crédito económico de la administración central a través del Fondo Nacional del Trabajo, lo que ayudará a la empresa OSSA a sobrevivir después de un largo año de sufrimiento por su mantenimiento a flote, aunque con la inevitable reducción de personal, inclusive de directivos, como el mismísimo Eduardo Giró. A partir de este momento la marca del trébol, será dirigida por los Sr. Augusto Newton y Mario Borràs, volviendo a poner en marcha la factoría, con la presentación de un modelo de todo terreno, la OSSA Dessert 250cc. Este motocicleta tiene una buena aceptación en el mercado, ya que sus principales rivales, tanto Montesa como Bultaco, disponen de un tipo de clientela más dirigida a modelos de superior cilindrada como son las 360cc, a la vez el precio de la Dessert es más asequible comparado con la competencia. En 1980 aparecen nuevos modelos OSSA, como la nueva Dessert de 350cc y una nueva evolución la Súper Pioneer de 250cc. La competición a nivel oficial estaba totalmente parada, aunque debido a los lógicos problemas ya comentados, se intentaba no perder ningún pedido, por diferente que fuera, preparando una Desert de 310cc, especifica para poder participar en manos del piloto-periodista Juan Porcar en los Rallyes de Túnez del 80 y el Paris-Dakar del 82.En esta época se comenta que la fábrica va volver ha participar de forma oficial en las carreras, y que los pilotos de la marca están evolucionando nuevos modelos pero después de un laborioso estudio llevado a cabo por la “Generalitat de Catalunya”, declaran a la empresa Catalana inviable, necesitando urgentemente una reconversión, y posiblemente una absorción por parte de otra marca. Una buena opción es la fusión con Montesa, aunque después de varios intentos de negociación, finalmente no se llegaba a ningún acuerdo, con lo que la marca OSSA, irremediablemente desaparece en 1985.

Estamos en Septiembre de 2008 y desde hace unos mese corren fundados rumores de que la marca del trébol va a volver a fabricar. El proyecto, según se dice, se centrará en la fabricación de motocicletas de trial de 250cc y quizás alguna off-road. Todas ellas montarían motor de fabricación propia.


4 comentarios:

Carlos dijo...

Seria magnifico que volviera a resucitar la marca. Con Bultaco, Montesa y Derbi, son los iconos que nos han quedado de los años 70.

Excelente relato de la historia de la marca, y que además nos refresca la memoria con algunos de los modelos que conocimos. Quien no recuerda las Super Pioner o la avanzada Ossa Trial amarilla, que en manos de Toni Gorgot dominó unos años el campeonato de España de Trial. Motos diferentes siempre con avances técnicos arriesgados.

Como bien relatas, tuvo en sus filas a Santi Herrero, piloto poco conocido salvo para los aficionados. Pero que a punto de proclamarse campeón del mundo de 250 se mato en la Isla de Man. Coetaneo de Nieto, juntos vivieron unas de las grandes aventuras de nuestro motociclismo.

Como siempre el reportaje un 10
Saludos
Carlos

tmc dijo...

Gracias Carlos. Pues sí, todo apunta a que Ossa volverá a fabricar aunque también es cierto que de momento no son más que fuertes rumores.

Otro día me detendré a repasar el historial competitivo de la marca detallando títulos conquistados y pilotos que es un tema que da para otro artículo bien extenso y jugoso. Gracias una vez más por comentar.

Emilio dijo...

yo estoy con carlos seria magnifico que volvieran a fabricar y esperemos que los rumores sean ciertos ya que yo tengo una 160t(no a dado un solo problema serio en sus 44 años) y me encantaria ver como vuelve esta gran marca

un saludo!

Anónimo dijo...

Hola a todos, soy el creador del blog http://www.coches-espanoles.blogspot.es y ya he visto las primeras noticias sobre la resurreccion de la marca OSSA. El primer modelo es la Ossa TR280i y la empresa ahora se llama Ossa Factory, http://www.ossafactory.es .
Un saludo a todos y en especial al creador de este sitio.